Home Historia Hoteles Turismo Vida de Noche Restaurantes Bienes Raices Noticias

Sitios Turísticos y Entretenimiento

La bahía de Trujillo es verdaderamente espectacular. Con la antigua fortaleza española y sus cañones estratégicamente colocados en la barranca, la amplia playa en forma de media luna y la montaña que parece como un volcán asomándose detrás de la ciudad, el escenario no podría ser mejor. Es un paraíso tropical sin pulimento donde no se encuentra ningún Holiday Inn o Motel Six. La playa debajo del centro del pueblo cuenta con una arena muy suave y se revienta de actividad. Puede escoger una champa y alternar entre asolearse o disfrutar de la sombra. Compre un “petate” típico (una estera de paja-por $2.50-$3.00) en Casa Hode o en otra de las tiendas turísticas en el pueblo, y con el, acuéstese confortablemente en la playa). Puede comprar una cerveza u otra bebida en las barras de champa, o compre el almuerzo o la cena por un precio muy razonable. Si tiene la buena fortuna de encontrar un lugar en la sombra o una hamaca, allí podría pasar el día entero. A veces, unos niños aparecen para tratar de venderle unos artefactos de piedra de Santa Fe (pero no son artefactos mayas como ellos le prometerán). Sin embargo, son baratos y son buenos recuerdos. Le ofrecerán venderle también candelabros fabricados de estrella de mar entre otras cosas incluso unas caminatas a caballo con unos caballitos muy tranquilos.

Sobre la playa, en la dirección al aeropuerto, están ubicadas la Bahía Bar y Gringos, que son más populares y exclusivas. En la Bahía Bar se encuentran unos probadores para cambiarse y duchas, sin embargo es bastante lejos del centro del pueblo. Ya que esta área está más cerca de la laguna, no hay brisa y puede que haya piques. Asegúrese de usar repelente de insectos antes de aco starse en la playa y al salir del agua. No se dará cuenta de las picaduras hasta que ya es demasiado tarde. La playa al oeste del pueblo no tiene piques.

Preste atención a las áreas donde los riachuelos entran al mar ya que sus aguas puede que no sean muy agradables. Puede ser peligroso caminar de noche hacia el oeste en la playa hacia Cristales. No es recomendado hacerlo. No se emborrache en una champa y luego caminar solo en la playa. Si utiliza su sentido común, no tendrá ningún problema.

Si tiene su propio transporte, considere tomar la ruta hacia Puerto Castillo y más o menos una milla antes de llegar a la entrada al puerto a mano derecha, busque un camino de arena que le conducirá los 200 metros a la playa al extremo de la bahía. Ahí encontrará olas más grandes. Está absolutamente libre de turistas. Solamente verá un nativo del área pasar a pie. Cuidado con las corrientes.

Caminatas

Ir a pie por la playa hasta Campamento, a los pueblos de pescadores garífunos de Santa Fe, San Antonio o Guadalupe es fácil pero tendrá que cruzar vadeando varias vías acuíferas que entran al mar. Consulte sobre la distancia a cada uno y escoja uno que le parezca alcanzable. Son aproximadamente 10 kilómetros para llegar a Santa Fe, y varios kilómetros más para San Antonio y Guadalupe.

Caminar en el parque nacional arriba del pueblo es muy agradable y refrescante ya que al llegar a la cima estará aproximadamente 4,000 mil pies de altura. La cima es un ambiente de bosque nubloso. Verá o escuchará guacamayos y monos y disfrutará de los helechos gigantes, orquídeas, y una abundancia de otras flores. Hay un pequeño pabellón en la entrada justo arriba del pueblo pero hoy en día está vacío. Los que son menos aventureros pueden ir en carro hasta la cima si no ha estado lloviendo mucho y si tiene un vehículo con transmisión en las cuatro ruedas o por lo menos un vehículo con bastante espacio por debajo.

Dicen que existe un camino precolombino que cruza las montañas bajas justo al oeste del pueblo y Mount Calentura. Conduzca sobre la cordillera hasta el llano del Río Aguan. Algún día, quizás se desarrolle el camino lo suficiente para las caminatas. El inicio está cerca de Campamento.

Hable con Matthias Henkel de Turtle Tours en Villa Brinkley para planear excursiones y caminatas con guía llamando al 504-434-4444 o por fax al 504-434-4431 o por e-mail al tours@hondutel.hn. El realiza excursiones en la ciudad y en los bosques lluviosos, caminatas en el parque arriba del pueblo, viajes a la laguna de Guaymoreto, la preserva de los cocodrilos, los pueblos garífunos de Santa Fe y Santa Rosa de Aguan, y viajes más largos a Mosquitia y al resto del país. Unos amigos míos lo contrataron para hacer una caminata que duró varios horas en el parque del bosque lluvioso arriba de Trujillo y ellos encontraron la experiencia muy agradable.

Visite las oficinas de Fucagua ubicada a mano derecho a mitad del camino del centro a la Villa Brinkley. Allí tienen mapas que pueden ver y quizás le den unos consejos a cerca de las excursiones. A veces están unos trabajadores del Cuerpo de Paz con quienes puede conversar. Otras veces, no hay nadie quien hable el inglés.

Observación de pájaros

La observación de pájaros puede resultar muy provechosa en el área de Trujillo. En Villa Vista Dorada, ubicada arriba de la barranca del Río Cristales, entre las 5:30 y las 7:30 de la mañana, se han identificado por los menos 4 cotorras diferentes (incluso la cotorra de nuca amarilla que supuestamente sólo se encuentra en las Islas de la Bahía), tanagras azul-grisosas, colibríes variados (quizás el Esmeralda—pero no se ha confirmado), tucanes de pico de quilla, y

un sinnúmero de otros volando debajo de la terraza. En el invierno, todos los pájaros migratorios transitorios del norte están presentes, además de los pájaros locales. Más al oeste, en la costa, está un sinnúmero de pequeños ríos que se vacían en el Caribe a varios cientos de metros del camino. Varias aves acuáticas interesantes pueden verse en los árboles y sobre los tocones en los riachuelos. La laguna de Guaimoreta cuenta con varias aves acuáticas y se puede planear una excursión de la laguna en canoa llamando a Matthias Henkel de Turtle Tours al (504) 434-4431 o enviándole un correo electrónico a tours@hontdutel.hn. Compre una copia de Birding Honduras por Mark Bonta y David L. Anderson (para conseguirlo escribe al vicentemurphy@yahoo.com) y lléveselo. No es un libro para la identificación de pájaros sino un guía excelente para aventuras y viajes secundarios en Honduras, incluso la observación de pájaros. Consulte su libro y encontrará viajes tal como uno que recomiendan que es sólo una hora quince minutos al este de Trujillo por un camino pavimentado y de tierra donde puede ir a las aguas nacientes de la Costa de Mosquitia para observar los pájaros y caminar hasta unas cataratas espléndidas.

Deportes acuáticos

Hasta el momento, los deportes acuáticos son rudimentarios en Trujillo. Hay dos o tres Americanos con botes de motor que quizás le lleven a hacer una excursión o a pescar. Pregunte en Rincón de los Amigos o a Jack en el Gringo Bar. Puede que un pescadero local le lleve a pescar en una de las lanchas con motor que la cooperativa de pescadores japonesa les proporciona. O, quizás le pueda convencer a uno de los pescadores garífunos a que le lleve en su cayuco (canoa de tronco tallado), pero tenga cuidado ya que descansan muy bajo en el agua y no son muy estables. Turtle Tours puede arreglar un viaje por bote a la Laguna de Guaimoreta para la observación de pájaros y de la naturaleza.

Aguas termales

Las aguas termales están a aproximadamente siete kilómetros del centro, más allá de Silin, el pueblo Pech. El centro tiene cabañas y un restaurante, pero puede pagar una pequeña cuota de entrada (50 lempiras) y un cargo adicional por un masaje de 30-40 minutos. Es muy buena manera de relajarse después de un viaje riguroso o una caminata. Además, la comida es buena. Lleve repelente de mosquitos el anochecer está acercándose.

Los pueblos de pescadores

Los pueblos de pescadores garífunos de Santa Fe, San Antonio y Guadalupe son pintorescos y se pueden alcanzar por el camino de tierra que está a poca distancia de la playa y que conduce al oeste del pueblo. Es sólo en los últimos 5 o 6 años que la mayoría de los habitantes de estos pueblos han reemplazado sus casas de lodo y paja con unas de concreto. Por un pequeño precio, los niños le abrirán un coco e insertarle un popote para que pueda disfrutar la leche. En Guadalupe, la última tienda en el camino del lado de la playa vende sombreros hechos de hoja de palmera de coco y tambores hechos por los indígenas. Son buenos regalos, sin embargo, puede que tenga que esconder los tambores de aduana ya que tienen piel de animal. Es un placer almorzar en el Comedor Caballero en Santa Fe. Existen otros pueblos garífunos a lo largo de la costa al este de Trujillo que podrían ser el reto de un viaje por bus o carro. Santa Rosa de Aguan y Limón son pintorescos.

Sitios históricos

El Cementerio

El viejo cementerio en el centro es evocativo y cuenta con la tumba del legendario William Walter. Su tumba tiene una cruz con su nombre y el epitafio dice “fusilado,” lo cual quiere decir que fue fusilado por un piquete de salvas. Detrás del hospital, y accesible desde la fortaleza es el lugar donde lo fusilaron y hoy en día cuenta con un pequeño monumento. Para los turistas intrépidos que continúen hasta Nicaragua, se darán cuenta de que en Granada, Nicaragua le da mucha importancia al famoso Sr. Walker, posiblemente porque encendió totalmente el pueblo cuando lo corrieron. Por supuesto, terminó en Trujillo donde fue capturado y fusilado.

Nadie me ha indicado el sitio del cementerio de los primeros colonizadores.

El museo

El Museo Rufino Galán en Trujillo es raro e interesante, y lo más extraño es que cuenta con su propia piscinita formada por un riachuelo. Es un placer conversar con el dueño de este museo privado si usted habla el Español. Si no, pocos artefactos llevan indicadores. Con tanta historia y artefactos precolombinos esperando ser descubiertos y archivados, esperemos que Trujillo, en un futuro cercano llegue a tener su propio museo serio.

La Fortaleza

La fortaleza de Santa Bárbara aun domina la bahía desde la cima de su barranca, pero está parcialmente escondida por la cancha de baloncesto. Pagando una pequeña cuota de entrada le asegurará un sitio con una vista inigualada de la bahía desde donde puede tomar fotos. Si tiene la propensión de coleccionar antiguos grabados caribeños, hay un grabado de Trujillo realizado por el intrépido artista holandés, Ogilby, en 1671. Muestra una fortificación más grande que la que existe hoy en día en donde las murallas se extienden hacia abajo casi hasta el nivel del mar en la entrada oriental del pueblo. El Ministerio de Cultura está restaurando la Comandancia—la parte de la fortaleza que sirvió de cuartel general (con las columnas cuadradas de ladrillo). Desafortunadamente, el nuevo techo está totalmente inapropiado. De hecho, quizás podemos considerar el nuevo techo de la Comandancia como un nuevo sitio de interés para aquellos que estén interesados en la restauración histórica como un ejemplo de cómo no hacerlo. Existen otros planes para mejorar el resto de la fortaleza y su área de exhibición permanente y eventualmente iniciar la restauración de los edificios en el centro histórico del pueblo. España ha patrocinado una delegación que llegó a Trujillo en el 2002 para comenzar el proceso de mejorar la infraestructura del pueblo. Parece que las cosas están empezando a desarrollarse en Trujillo.

Mire minuciosamente muchos de los antiguos edificios en el centro ya que muchos son joyas escondidas. La prisión es el viejo capitolio. Las fachadas de muchas de las tiendas son antiguos edificios españoles con el segundo piso hecho de madera en el estilo colonial francés del siglo 19. Un grupo de arquitectos que visitaron en el 1996 declararon que la peluquería era un edificio sumamente importante ya que es colonial español construido hace 300 años. Todavía nadie ha intentado identificar y mejorar los escasos restos del viejo convento, la casa real y otros antiguos edificios. Esperemos que el gobierno, una organización u otro beneficiador tome la iniciativa de ayudar a preservar las estructuras históricas y el patrimonio antes de que sea demasiado tarde.

Viajes a Mosquitia

Se puede programar un viaje a Mosquitia por bote yendo al muelle municipal. La mejor persona a quien preguntar sería el capitán de un bote amarrado al muelle. Ya que puede que esté durmiendo, quizás tenga que abordar y tocar para llamar su atención. Me han dicho que el bote Billy Rey, cuyo capitán se llama Reynaldo Blanco Cristiana sale los jueves por la tarde a la laguna Brus por un precio de 250 lempiras ($15). Llega el día siguiente. El bote SULI viaja a Puerta Lempira por el mismo precio y sale a las 10:00 a.m. El CAPITAN ROLO también viaja a Puerta Lempira. Me han dicho que no hay servicio regular a Palacios. Muchos estudiantes viajan desde Mosquitia a Trujillo para asistir la escuela y hacen el viaje a bordo los botes arriba mencionados, ya que aunque parecen bastante gastados, debido a que transportan a los estudiantes, dicen que son bastante seguros.